martes, 6 de octubre de 2015

♥Mi ensayo sobre: Los ojos del perro siberiano- Antonio Santa Ana [Con spoilers]







Buenos días ratones de biblioteca, por fin les dejo mi ensayo sobre Los ojos del perro siberiano. El libro fue hermoso, el ensayo fue la prueba final de literatura de mi último año y como aún lo guardo con cariño en mi cajón, no quería perder la oportunidad de compartirlo con ustedes. Si les gusta leer los libros sin saber primero sobre ellos, como a mi, hay cosas importantes que menciono así que si no quieren ningún spoiler ¡Léanlo primero! Lo recomiendo mucho.  Así comienza:




Los ojos del perro siberiano es una novela juvenil perteneciente al escritor argentino Antonio Santa Ana. Se basa en un joven que vive en San Isidro y que está a punto de viajar a Estados Unidos. Antes de terminar de preparar sus valijas, narra como debió enfrentar el tenso clima familiar que vivió desde que tiene 5 años, cuando Ezequiel, su hermano mayor, se va de casa con 18 años tras una violenta discusión.

La forma en que está narrada en la historia te hace imaginar que está contada a base de fragmentos, como nubes llenas de recuerdos que pasan por su mente. Puede saltar de un recuerdo a otro sin afectar el orden de los hechos.


Tiene un aire de tragedia por el hecho que desde el inicio conocemos la muerte de Ezequiel, sin embargo, hace que recapacites acerca del dramatismo de la muerte y nos ayuda a conocer a Ezequiel como la persona que fue y no como su enfermedad.

Él encuentra cosas qué admirar de su hermano, su amor por la lectura, su dedicación con su perro Sacha, su gusto por la fotografía y su decisión de cumplir su último propósito. A medida que pasa el tiempo comienza a conocerlo y a querer pasar mas tiempo con el, aunque deba ocultarlo de sus padres.

La historia posee muchas interrogantes, la mayoría de los nombres se mantuvieron ocultos y no solo podemos suponer la forma en que Ezequiel es contagiado con la enfermedad que lo llevó a la muerte.
Al final el protagonista habla de como Ezequiel lo ayudó a entender cosas esenciales para continuar con su vida, aprender acerca del destino y disipar sus miedos. A pesar de que Ezequiel fue juzgado por sus padres y por Mariano, su hermano menor pudo ver en él a una persona real, que no era menos que él y que no iba a hacerle daño. Aun con los errores que había cometido en su vida él, a su corta edad, entendía que no iba a sentir vergüenza, repulsión o lastima por él aunque estuviera amenazado por la muerte.

En sus pocas páginas el libro nos llena de reflexiones y emoción, hasta que finalmente nos da melancolía y un final abierto esperanzador para el protagonista, que años más tarde esta a punto de ir a estudiar al exterior teniendo en mente la filosofía de su hermano y decidiendo continuar con su vida luego de vivir una triste adolescencia llena de dolor por su pérdida. Nos deja la moraleja de que los animales son mas fieles y puros que los humanos, llenos de prejuicios, al mencionar que los únicos ojos que seguían viéndolo de la misma forma siempre eran los de su perro siberiano, Sacha. Para su perro él era siempre el mismo y apreciaba sin importar qué, su amor y dedicación.

Devoré rápidamente estas páginas y algunas frases quedaron gravadas en mi mente. Aprecié las referencias a los autores que el protagonista mencionaba, e incluso la "canción del jardinero" y me llené de tristeza en determinadas páginas. Mi opinión acerca del libro es muy positiva, es un texto atrapante, aunque nos hace preguntarnos sobre lo que sucedería con los personajes en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario